El ánimo en los opositores: Estados, fases y estrategias durante la opo

El ánimo en los opositores: Estados, fases y estrategias durante la opo

6

6

minutos de lectura

minutos de lectura

El ánimo en los opositores: Estados, fases y estrategias durante la opo

6

minutos de lectura

MASTERCLASS GRATUITA

Las 4 claves para aprobar tu oposición en menos tiempo

Ver video

MASTERCLASS GRATUITA

Las 4 claves para aprobar tu oposición en menos tiempo

Ver video

¿Cómo es el estado de ánimo en los opositores? A nosotros también nos preocupa mucho, ya que sabemos que las emociones influyen mucho en el estudio y nos gusta que estés feliz y equilibrado mientras preparas tu oposición.

Saber cómo suelen estar los estados de ánimo durante esta etapa te puede ser útil tanto si tú eres opositor como si conoces a alguien que oposita y quieres ayudarle en esos malos momentos. En este artículo lo exploramos en profundidad.

¿Cómo se siente un opositor?

Hay una serie de estados de ánimo por los que puedes pasar mientras opositas. Algunos son más evidentes que otros:

No poder dormir

El día antes de un examen es normal tener dificultades para dormir, o no dormir nada en absoluto, pero… ¿y si eso te pasa cada día durante tu estudio? Ahí tenemos un problema.

El insomnio más emocional viene cuando estás en la cama, en teoría relajado, y empiezan a venir a ti todas las preocupaciones que has ido acumulando durante el día. Sientes que no te sabes suficiente, que vas a suspender, que no llegarás a tus objetivos, que no estás en forma, etc. Este torrente de preocupaciones afecta a tu descanso y, por tanto, también a tu rendimiento y bienestar.

Piensa que no siempre podrás cumplir con tus expectativas, y está genial aprender a dejar ir de vez en cuando, y más cuando sabes que hay muchas cosas que escapan a tu control.

Te sientes culpable

Te repites a ti mismo una y otra vez que no estás rindiendo lo suficiente. Te conviertes en tu peor juez y te autoflagelas interiormente cuando vas al baño, cuando cenas, cuando te pasas 5 minutos mirando la tele o leyendo un libro… 

¡Disfruta de tus merecidísimos momentos de descanso! Piensa que así tendrás más fuerzas para acelerar y meterle mucha más caña y concentración a tus sesiones de estudio. Un opositor que no descansa bien, es un opositor que no se lleva una plaza. Hay que planificar con cabeza. Haz caso de nuestros consejos:

Tu estado de ánimo es una montaña rusa

Un día te sientes capaz de comerte el mundo y al siguiente te invade una sensación de fracaso inminente. Estos cambios abruptos en tu estado de ánimo son habituales al principio, y resultan muy difíciles de manejar. Tienes que hacer algo por combatirlos, porque pueden afectar a tus relaciones personales.

Pero, no te preocupes. No es que ahora seas bipolar o algo así, sino que tu estado de ánimo pasa por varios estadios a lo largo de la oposición. Hay días en los que las cosas fluyen muy bien y otros en los que no hay manera de meterte en la cabeza ese artículo de la Constitución.

¿Qué hacer? Acéptalo. Respira profundamente y vuelve a intentarlo, sin más, sin tomártelo a pecho. Si hoy nada te sale bien, tómate un descanso. Mañana ya será otro día y ya verás cómo notas la diferencia.

Aislamiento social

Si notas que cada vez sales menos con tus amigos y prefieres quedarte estudiando, cuidado, puedes estar cayendo en un peligroso aislamiento que afecta tanto a tu estado emocional como a tu rendimiento. 

La soledad es algo habitual en la oposición.

Decepción

¿Sientes que nunca es suficiente, que deberías de estudiar 24 horas al día si pudieras? Esta autoexigencia tan exagerada, que les pasa a algunos, puede llevarte a una erosión de tu autoestima y potenciar pensamientos catastróficos acerca del examen y tu futuro. Esto, puede llevarte a procrastinar, aunque parezca contradictorio.

Recuerda que eres un ser humano, no un robot, así que ten paciencia y sigue empujando, pero sin prisa. Te sacarás la oposición, sí, pero no se acabará el mundo si tardas un poco más de lo que esperabas (de hecho, es lo habitual). 

Si de verdad tienes ganas de aprobar lo antes posible, plantéate apuntarte a nuestro Plan Élite, en el que te orientamos y te llevamos de la mano para que lo consigas. 

Incertidumbre y frustración

¿Te has preguntado alguna vez si habrá convocatoria este año o cuándo será el examen? ¿Cómo te sientes cuando no llega la respuesta y tienes que esperar y esperar… y esperar? Es exasperante, y está claro que te sientes frustrado, algo muy común en el mundo de las oposiciones.

Esto pasa sobre todo al principio o cuando llevas un tiempo preparándote la opo y estás esperando una nueva convocatoria.

Aunque la frustración no es mala en sí misma, si no la manejas bien, puede dar paso a problemas emocionales más serios. Tú sigue enfocado en tu camino, y ya convocarán cuando quieran. Cuando llegue el momento, que llegará, tú llevarás las pruebas más preparadas que nadie.

Querer salir de ahí

Cuando empiezas a sopesar todo lo que has sacrificado por la oposición, la duda te asalta: "¿Estoy perdiendo el tiempo?". Este pensamiento puede generar más frustración y ansiedad, sumiéndote en un estado de confusión que puede ser paralizante… y puede tentarte a abandonar.

A veces, el agobio que te entra por la sensación de que la vida se te escapa mientras te encuentras encerrado estudiando se vuelve insoportable. Este deseo de huir suele ser un síntoma de agotamiento y miedo al fracaso. No te preocupes, es natural querer evitar situaciones difíciles como esta. 

Aquí el truco está en saber cuándo darte un respiro. Recuerda la importancia del descanso en las oposiciones y recarga energías siempre que lo necesites. Como ves, el descanso es reparador para muchos estados de ánimo típicos en el opositor.

Tienes bajones constantes

Sentir tristeza es normal cuando las cosas no van como planeabas. Te preguntas por qué no disfrutas de las cosas que antes te gustaban y la ilusión empieza a desvanecerse. En una sociedad donde se nos enseña a tener todo bajo control y se busca la gratificación inmediata constantemente, este estado emocional es muy complicado.

Si la tristeza se convierte en un problema, no dejes que se apodere de tu vida: visita cuanto antes a un especialista. Ni te imaginas la de opositores que necesitan ayuda psicológica para superar este proceso y recuperar su motivación.

Ansiedad y estrés

Palpitaciones, opresión en el pecho, sensación de ahogo… Parece sacado de una película de terror, pero no, es solo la ansiedad haciendo de las suyas. Un poco de ansiedad puede darte ese empujón que necesitas para estudiar mejor, pero demasiada puede ser contraproducente.

Si ves que los síntomas son muy graves, empieza a pensar en cambiar tus rutinas, tus hábitos de consumo de cafeína (afecta más de lo que parece) y aprende a relajarte. Si puedes, empieza a meditar… y verás que serás mucho más productivo.

Si ves que tu estado de ánimo suele ser negativo, te recomendamos que revises un artículo que escribimos no hace mucho: el síndrome del opositor, que se caracteriza por una cadena de emociones (ansiedad, estrés crónico, insomnio, etc.) que generan un estancamiento que podría llevarte por mal camino. No permitas que tus emociones fastidien algo que podría ser un camino maravilloso.

Ahora que entiendes cómo funciona el estado de ánimo del opositor, tienes recursos para saber cómo enfrentar este duro camino. Sabemos que aprobar las oposiciones no es fácil, por eso, métele caña y supérate cada día, ¡así seguro que creces en el proceso!

¿Quieres empezar a competir por tu plaza?

Únete a Ninja y empieza a sacar ventaja al resto de opositores. Tu academia all in one.

¿Quieres empezar a competir por tu plaza?

Únete a Ninja y empieza a sacar ventaja al resto de opositores. Tu academia all in one.