7 ventajas de ser funcionario de carrera

7 ventajas de ser funcionario de carrera

6

6

minutos de lectura

minutos de lectura

7 ventajas de ser funcionario de carrera

6

minutos de lectura

MASTERCLASS GRATUITA

Las 4 claves para aprobar tu oposición en menos tiempo

Ver video

MASTERCLASS GRATUITA

Las 4 claves para aprobar tu oposición en menos tiempo

Ver video

¿No tienes claro qué ventajas tiene ser funcionario de carrera? En este artículo te ayudaremos a analizar a fondo el que consideramos que podría ser el mejor camino laboral de todos. Descubrirás por qué es la alternativa más interesante que existe hoy en día para asegurarte un buen trabajo de por vida.

Antes de empezar, debes saber que los funcionarios de carrera son personas que han superado una oposición. Estas personas, a diferencia de los funcionarios interinos, obtienen una plaza permanente en una Administración pública, y gozan de muchas ventajas que no existen en el puesto habitual de asalariado con una empresa privada, tal y como se describe en el Real Decreto 5/2015.

A continuación te contamos todas las razones por las que vale la pena superar la opo para conseguir tu plaza de funcionario fijo.

1. Estabilidad imposible de superar

¿Cómo te quedarías si te dijéramos que tendrás trabajo asegurado de por vida? Justamente esa es una de las mayores ventajas de ser funcionario de carrera. 

Una vez estás dentro, tienes asegurado tu hueco. Es verdad que podrías llegar a perder el puesto, pero sería muy raro. En Real Decreto que hemos mencionado más arriba lo tienes recogido. Resumiendo, son 5 posibles razones por las que podrías llegar a dejar de trabajar:

  1. Renunciar al puesto voluntariamente.

  2. Pérdida de la nacionalidad.

  3. Jubilación total.

  4. Sanción disciplinaria con separación del servicio con carácter firme.

  5. Pena principal o accesoria de inhabilitación absoluta o especial para estar en un cargo público, con carácter firme.

Por regla general, es muy raro que despidan a un funcionario, así que puedes estar tranquilo mientras tengas pensado trabajar de manera ética y coherente.

Esta estabilidad no se puede ni soñar en el mundo laboral actual, lleno de contratos que tienen casi siempre una fecha de caducidad implícita (aunque no esté patente en el documento).

Vivimos en un mundo en el que las profesiones están cambiando, y hay que reinventarse constantemente. Ante esta garantía de estabilidad, se acabó la incertidumbre laboral, se acabó no saber qué hacer para mantener tu puesto. El trabajo de funcionario es un oasis de tranquilidad y algo a lo que recurren cada vez más personas.

2. Un sueldo digno

La mayoría de funcionarios, tanto de carrera como funcionarios en prácticas, gozan de un sueldo más que interesante para el español medio, normalmente con un importe por encima del de un asalariado. Dependerá de la categoría laboral, claro, pero es seguro que te van a premiar bien por tu trabajo.

Lo que más nos llama la atención es que se está trabajando por conseguir la igualdad salarial entre hombres y mujeres, y parece que en las funciones públicas se está consiguiendo.

Además, hay que tener en cuenta que te está pagando el Estado. Cuando el que te paga es el Gobierno, será mucho más raro que haya retrasos en cobrar a final de mes, ¿no crees?

3. Puedes crecer en tu puesto

Las personas cambian con el tiempo, y sus gustos, opiniones y necesidades laborales también lo hacen. Esto es algo que ya está contemplado en el cargo público fijo, que en principio será para toda la vida.

Por supuesto, no tendría ninguna ventaja ser funcionario si tuvieras que quedarte estancado en un puesto de baja categoría que ya no te llena. Algo que nos encanta de las funciones públicas de carrera es que puedes subir de rango por promoción interna a algún cargo superior y aumentar así tu responsabilidad y sueldo.

También hay que tener en cuenta que también se premia al trabajador por su experiencia, y queda reflejado en las nóminas. En muchos casos, como en las oposiciones de policía nacional o bombero, se suman los trienios, un complemento salarial que reciben los funcionarios cada tres años y se añade al sueldo base mensual.

4. Máxima movilidad

¿Quieres irte a vivir a otro sitio por cualquier razón? No importa, el trabajo te acompañará. Por cualquier motivo, puedes pedir un traslado aunque tu plaza esté ligada a una localidad concreta. El Estado te pondrá todas las facilidades para que consigas ese traslado.

Esta es una garantía de que podrás llevarte contigo el trabajo, vayas donde vayas dentro del territorio español. 

5. Vacaciones de calidad

Cuando trabajas para el Estado, puedes estar seguro de que gozarás de tu merecido descanso, y esto se respetará al máximo.

El Estado está obligado a seguir a rajatabla (dando buen ejemplo) lo que dice la Ley sobre tus vacaciones, y a darte esos 22 días de vacaciones que te tocarán por año trabajado. Gozarás de aún más días si, por ejemplo, eres un profesor funcionario. 

Eso no es todo, ya que tendrás 6 días de asuntos propios (que aumentarán con cada trienio) y muchas ventajas si en algún momento necesitas darte un respiro del trabajo, por cualquier razón de peso.

Hasta puedes pedirte una excedencia y mantener el puesto. Eso es muy difícil de conseguir en una plaza privada.

6. Derechos laborales envidiables

Como ya imaginarás, un funcionario de carrera es un privilegiado y tiene una gran variedad de derechos que puede ejercer en su trabajo. Puede pedir una excedencia si lo necesita por cualquier razón, o incluso pedir ajustes en el horario para ejercer su derecho a la conciliación.

Todas estas reclamaciones las podrás hacer sin miedo, porque no estarás enviándoselo a un jefe que puede acabar tomando represalias, sino a un organismo neutral que tratará tu caso con atención y te concederá lo que le pides siempre que sea posible. 

Según el artículo 14 del Decreto 5/2015, el empleado público tiene estos derechos. Te los ponemos todos de manera muy resumida porque creemos que reflejan bastante bien todas las ventajas de ser funcionario de carrera:

  1. No te pueden echar fácilmente: Tienes un puesto fijo.

  2. Hacer tu trabajo bien: Según tu experiencia y nivel.

  3. Ascender en el trabajo: Con reglas claras y justas.

  4. Cobrar tu sueldo: Y extras si te toca viajar por trabajo.

  5. Participar e informarte: Saber qué tienes que hacer en tu unidad.

  6. Defensa legal: Si te metes en problemas legales por hacer tu trabajo.

  7. Formación: Cursos para mejorar, mejor si son en horario de trabajo.

  8. Respeto personal: Nadie puede acosarte o faltarte al respeto.

  9. No discriminación: No importa tu origen, religión, edad, etc.

  10. Conciliar vida personal y laboral: Ayudas para equilibrar tu vida.

  11. Privacidad digital: En el uso de ordenadores y cámaras en el trabajo.

  12. Libertad de expresión: Puedes hablar libremente, dentro de la ley.

  13. Seguridad en el trabajo: Deben protegerte contra riesgos.

  14. Descansos y vacaciones: Tienes derecho a días libres.

  15. Jubilación: Según las normas que apliquen.

  16. Seguridad Social: Tienes derecho a las prestaciones.

  17. Asociarte: Puedes unirte a sindicatos o grupos profesionales.

  18. Otros derechos legales: Cualquier otro derecho que te corresponda por ley.

6. Buen horario y conciliación

Se acabó esto de tener que sentir que te pasas el día trabajando, haciendo un turno por la mañana y otro por la tarde.

Al menos en la mayoría de puestos de funcionario, lo que te encontrarás es que se intenta hacer una jornada intensiva, por lo que podrás disfrutar de un horario fijo (normalmente sin horas extra… y, si hay, estarán muy bien pagadas) que estructurará tu día y te dará calidad de vida y libertad para disfrutar de tu tarde como tú quieras, con los tuyos.

Poniendo un caso que conocemos muy de cerca, una de las profesiones más intensivas en el cargo público es la de bomberos, que trabajan en un turno completo de 24 horas y luego tienen entre 4 y 5 días de descanso (conocidos como turnos 1-4 y 1-5, respectivamente), ¿Qué te parece eso?

7. Ventajas sociales

Aunque parezca mentira, cuando te vuelves funcionario parece como si la sociedad te premiara, como si hubieras subido en el escalafón social, y en parte así parece ser para los bancos, agencias y aseguradoras.

¿Por qué?, porque al ser funcionario y gozar de tanta estabilidad laboral, tienes muchos más puntos para que estas y otras entidades te concedan cualquier préstamo, hipoteca, ayuda o promoción especial. En otras palabras, gozarás de un trato especial.

Además, la misma Administración también te lo pondrá fácil, con reducciones en el precio del transporte público o en la compra de coches, reserva de viajes o compra de tu nueva casa.

¿Vale la pena ser funcionario de carrera con todas las ventajas que tiene? Nosotros creemos que esta es la mejor opción laboral que hay en nuestro país. Por eso mismo en Ninja nos gusta tanto darte las herramientas que te hacen falta para conseguir tu plaza. ¡Cuenta con nosotros y lucha por tus sueños!

¿Quieres empezar a competir por tu plaza?

Únete a Ninja y empieza a sacar ventaja al resto de opositores. Tu academia all in one.

¿Quieres empezar a competir por tu plaza?

Únete a Ninja y empieza a sacar ventaja al resto de opositores. Tu academia all in one.