Cómo enfrentarse a un fracaso académico y recuperarse de él en 8 pasos

Cómo enfrentarse a un fracaso académico y recuperarse de él en 8 pasos

6

6

minutos de lectura

minutos de lectura

Cómo enfrentarse a un fracaso académico y recuperarse de él en 8 pasos

6

minutos de lectura

El fracaso académico es un problema que puede afectarte mucho, sobre todo cuando no lo esperas. Por eso, es importante contar con recursos o, al menos, con alguna guía para recomponerte y volver a tomar las riendas de tu carrera.

Precisamente por eso último hemos decidido crear esta guía, donde te damos nuestras recomendaciones, que puedes seguir paso a paso.

1. Aceptar el fracaso

Ahora mismo, aunque no lo sepas, estás pasando por un duelo, un duelo porque te ha pasado algo que quizás no te esperabas o que veías venir pero que no deseabas, y puede que ahora mismo estés disgustado o incluso te cueste creer que estás en esta situación.

Es natural que te sientas decepcionado y frustrado tras un fracaso académico. Permítete un tiempo para procesar estas emociones, y acepta por fin dónde te encuentra ahora mismo.

Reconocer y aceptar tus sentimientos es el primer paso para superar esta situación.

Durante este tiempo, es esencial que no seas cruel contigo mismo, sino todo lo contrario. No te juzgues duramente ni te culpes demasiado, ¡puede ser que no tengas ninguna culpa!

Comprende que el fracaso es parte del proceso de aprendizaje. Al aceptar tus emociones, te das espacio para entenderlas y superarlas de manera saludable.

Una vez te hayas concienciado de la situación, llega el momento de ponernos a analizar.

2. Reflexiona y analiza

Una vez que hayas asimilado la situación, es hora de reflexionar.

¿Por qué has suspendido la oposición o el examen?, ¿fue un problema de organización, de método de estudio, o quizás circunstancias personales?

Identificar las causas te ayudará a entender las causas del "fracaso" y te permitirá solventarlas para que la próxima vez no sean un problema.

También te recomendamos que hagas un buen análisis de tus hábitos de estudio y tu enfoque hacia el aprendizaje.

A veces, hacer pequeños cambios en tu rutina diaria o en la forma en que abordas tus tareas pueden tener un gran impacto en tu rendimiento. Lo sabemos porque nosotros practicamos diferentes técnicas de estudio que, aplicadas a cualquier oposición, te hacen la vida más fácil.

3. Busca apoyo

Algo que será curativo para ti será hablar del tema. No subestimes el poder del apoyo de familiares, amigos o profesores.

Hablar sobre tus preocupaciones y obtener una perspectiva diferente puede ser muy esclarecedor. Además, estas personas, a menudo con experiencias muy distintas a las tuyas y un punto de vista que te puede favorecer, pueden ofrecerte consejos valiosos y animarte mucho.

El apoyo emocional es crucial en momentos difíciles como estos, y saber que no estás solo en este viaje puede aumentar tu confianza y motivación para superar tus obstáculos.

4. Reajusta tu método de estudio

Si has suspendido y crees que ha podido ser por tu manera de estudiar, toca ponerse las pilas y revisar cómo estás haciéndolo. A veces, cambiar la forma en que estudias o buscar nuevas técnicas puede marcar una gran diferencia.

¿Has aplicado alguna de las técnicas que te explicamos en el siguiente video?

¿Realmente crees que tu sistema de estudio era realmente efectivo? Si no es así, tienes que cambiar cosas.

También, hay personas a las que les puede ser muy útil formar un grupo de estudio, donde poder comprometerse al 100 % junto a otros compañeros que también quieran aplicarse al máximo y mejorar sus calificaciones.

Te recomendamos que, a la vez, experimentes con diferentes métodos de aprendizaje como los que te hemos mostrado en el vídeo, como mapas conceptuales, resúmenes, o técnicas de memorización. Acabarás encontrando lo que mejor te funciona, ya lo verás.

5. Plantéate objetivos realistas

Sobre todo si no estás muy acostumbrado a estudiar, es normal que puedas llegar a equivocarte al estimar tu capacidad de estudio. Por eso, es importante que fijes metas realistas y alcanzables cuando se trata de estudiar.

Piensa que establecer objetivos demasiado ambiciosos puede llevar a más frustraciones. Recuerda: el progreso lleva tiempo y cada pequeño paso cuenta.

Celebra los pequeños logros en tu camino hacia la recuperación académica. Estos éxitos te motivarán y te recordarán que estás avanzando, aunque sea poco a poco. Tómate algo, y prémiate con un buen descanso.

6. Aprende de la experiencia

Como ya hemos adelantado antes, cada fracaso es una oportunidad de aprendizaje.

En general, deberías de preguntarte qué puedes sacar de esta mala experiencia. Hacerlo te ayudará a retener algo de sabiduría que podrás aprovechar más adelante en un futuro.

Todo puede ser una gran lección de vida si sabes aprovecharlo, y crecerás con este desafío, de eso estamos seguros.

Experiencias tan duras como estas te enseñan a ser más resiliente, algo indispensable para alguien que quiera sacar la mejor nota posible o busque conseguir un cargo público a través de una competida oposición.

Cuanto más aprendas mejor: más preparado estarás para el futuro y menos fracasos sufrirás. Tómate este evento como una llamada de atención, que te servirá para redirigir tanto tu manera de hacer las cosas como tu mentalidad en general.

7. Mantén una actitud positiva

Aunque pueda sonar un poco naíf o happy flowers, lo cierto es que mantener un mínimo de optimismo y gratitud en la vida ha demostrado ser una gran arma contra problemas graves de salud mental y, sobre todo, resulta útil para superar malas rachas como la que tienes delante.

Recuerda que un fracaso no te define ni dicta tu futuro. Tu futuro lo dictas tú, y solo tienes que seguir avanzando, corrigiendo lo que sea que te esté pasando para intentar encararte por el camino que quieres recorrer.

Enfócate en el crecimiento y el aprendizaje que cada experiencia te aporta, y agradécelo. Una mentalidad positiva te ayudará a ver los fracasos como escalones hacia el éxito.

Por si te ayuda, te recomendamos que mantengas un diario de gratitud, recordando cada día 3 cosas por las que ese día te sientes agradecido.

También, en los momentos más duros te será muy útil ver vídeos como estos:

8. No tengas miedo de pedir ayuda profesional

Si te sientes abrumado o notas que el fracaso está afectándote mucho o alterando tu sueño como estudiante, y crees que no lo puedes superar siguiendo todos estos pasos, aún te queda un recurso mucho más potente: buscar ayuda profesional.

A pesar de que en España (cada vez menos), ir al psicólogo parece que sea algo solo para personas con enfermedades mentales, lo cierto es que cualquiera puede beneficiarse de hacerle una visita, sobre todo si necesita superar un periodo de estancamiento o de aparente "fracaso" como el que estás sufriendo ahora mismo.

Créenos, de esto se sale y lo verás muy claro cuando te topes con un buen profesional. Él te ayudará a manejar mejor el estrés y seguir todos los pasos que te hemos recomendado en este artículo, así como a superar los problemas de ansiedad que pueden surgir tras un suspenso que consideres grave.

Fracasar de verdad sería dejar que tu carrera se hundiera sin hacer nada, ¿no crees?

Si haces todo esto, si empiezas a ejecutar de verdad, ya no habrá un fracaso académico como tal, porque convertirás tu fracaso en una victoria, ya que se habrá vuelto un viaje de automejora que te ayudará a ser un mejor estudiante. Saldrás ganando, y tu fracaso dejará de sentirse como tal.

Recuerda: todos los "fracasos" son temporales, y no pueden acabar mal si les pones empeño y aprovechas la oportunidad para mejorar. Aplícate nuestros consejos y, recuerda: en Memoria Ninja te empoderaremos para que estudies mejor que nunca y domines esas evaluaciones y oposiciones, con técnicas de estudio que dejarán atónitos a tus examinadores. 

¿Quieres empezar a competir por tu plaza?

Únete a Ninja y empieza a sacar ventaja al resto de opositores. Tu academia all in one.

¿Quieres empezar a competir por tu plaza?

Únete a Ninja y empieza a sacar ventaja al resto de opositores. Tu academia all in one.