¿Cómo estudiar varias asignaturas a la vez?

¿Cómo estudiar varias asignaturas a la vez?

6

6

minutos de lectura

minutos de lectura

¿Cómo estudiar varias asignaturas a la vez?

6

minutos de lectura

MASTERCLASS GRATUITA

Las 4 claves para aprobar tu oposición en menos tiempo

Ver video

MASTERCLASS GRATUITA

Las 4 claves para aprobar tu oposición en menos tiempo

Ver video

¡Vaya caos! ¿Cómo lo puedes hacer ahora para estudiar varias asignaturas a la vez?, ¿cómo sales de esta etapa tan dura? No te preocupes. Sigue esta pequeña guía y verás cómo superas tu reto.

Crea una rutina diaria de estudio

Si quieres ser un buen estudiante y llevar bien varias asignaturas, no necesitas ser un superhéroe, solo necesitas estudiar todos los días (o casi), incluso los fines de semana y festivos.

El truco está en la constancia. Podrás rendir mucho más si haces del estudio una costumbre.

Establece un horario que te permita dedicar tiempo de calidad a tus estudios. Este horario debe ser flexible para adaptarse a tus necesidades, pero también debe haber un tiempo mínimo al día como meta, así te obligarás a mantenerte más concentrado. Si necesitas tomar un descanso, asegúrate de que esté programado y sea breve.

Algo que te puede ser superútil para esto es la técnica pomodoro. Podrías decidir hacer al menos 2 pomodoros al día, o incluso un ciclo entero de 4 pomodoros, y ahí tendrías un pequeño descanso de 5 minutos entre cada uno. Verás que se te hará más llevadero de esta manera.

Sobre todo, aquí tiene que primar la calidad sobre la cantidad. El número de horas no importan, sino que comprendas y retengas la información. Un buen indicador de que has asimilado el tema es que puedas explicarlo con tus propias palabras sin mirar tus apuntes.

Pon orden en tu vida

Sobre todo cuando estás trabajando en varias asignaturas al mismo tiempo, necesitas decidir a qué necesitarás dedicarle más tiempo, ya que tu tiempo será un recurso muy limitado.

Tienes que determinar qué asignaturas o temas son más importantes cada semana y en cada jornada de estudio. No todas las asignaturas ni todos los temas tienen la misma relevancia o urgencia, así que usa tu tiempo sabiamente.

Crea una lista de tareas pendientes (estudiar tema X, hacer esquemas del tema Y, hacer Z ejercicio…) y ordena los ítems en función de su importancia y plazos de entrega. Utiliza herramientas como Todoist o Google Keep para hacer un seguimiento claro de tus tareas.

Si hay algo en tu lista de tareas que te vaya a llevar menos de 2 minutos, hazlo al momento, ni te molestes en apuntarlo. Así evitarás estresarte por la acumulación de tareas.

Organiza tu tiempo y material

Diseña un plan de estudio como los que nosotros te enseñamos en nuestros artículos. Asigna tiempos de estudio para cada tarea y organízate bien. Ya verás que no cuesta mucho, y te dará una mayor sensación de control y reducirá el miedo a suspender.

Además, te recomendamos que mantengas todo tu material de estudio ordenado:libros, apuntes o notas digitales, el orden visual te ayudará a mantenerte con el foco al 100%.

Es fácil perderse en un tema y olvidarse de otros, así que también asegúrate de ponerte tiempos límite para las materias que más te absorben, y equilibra tu tiempo según como lo habías planeado. Esto ayudará a mantener tu cerebro más fresco, con el cambio de temática.

Recuerda que puedes usar pomodoros para estructurar tu tiempo, pero también puedes usar el cronómetro de tu móvil para asegurarte que no te pasas (aunque, intenta no usar el móvil, que te distraerá).

También, asegúrate de descansar suficiente. Sabemos que eres un ser humano, no un robot, y necesitarás periodos de descanso en los que puedas recargar tus pilas. Procura evitar los periodos de estudio de más de 2 horas seguidas, y date un respiro siempre que lo necesites. Recuerda que lo que importa aquí es que vayas avanzando cada día, aunque sea poco a poco.

Prepara con antelación los periodos de exámenes

Todos somos capaces de ver venir una época de exámenes, y es posible que ahora mismo ya sea bastante tarde, pero es importante que aprendas la lección de no dejarlo todo para última hora.

Es recomendable que releas los apuntes de cada clase al final del día. Si algo no quedó claro o está desorganizado, es el momento de corregirlo. Mantener los apuntes al día te ayudará a repasar de manera más efectiva cuando llegue el momento. Pasa todo a limpio, y verás cómo te servirá de repaso.

Cuando hagas tu plan de estudio, ten en cuenta las fechas, cuál es el examen que llegará antes, y en función de eso ponte como objetivo saberte todo el temario que entra antes de esa fecha. Por supuesto, también deberías hacer ese esfuerzo extra en la asignatura pocos días antes de la evaluación.

Eso sí: como sabes, deberías de ir variando tus asignaturas. Trata de adelantar trabajo en las demás materias para no retrasarte.

Para hacer esto más interesante, te recomendamos aplicar el sistema de flashcards o tarjetas de Anki. Es muy divertido estudiar de esta manera, a largo plazo.

Mantén un grupo de estudio

Tus colegas de estudios están ahí no solo para hacerte compañía, sino también para ayudarte a estudiar. No es broma.

Con tus compañeros podríais formar un grupo de estudio. Un grupo de estudio es más que una manera de compartir apuntes. Es una manera de apoyarse que te permite discutir temas complicados, recibir retroalimentación y mantener altos tus niveles de motivación.

Asegúrate de que todos en el grupo están comprometidos y tienen un nivel de conocimiento similar para que sea efectivo.

¿Que cómo montarlo? Pregúntale a tus compañeros si les apetece estudiar contigo, y reuníos un tiempo después de haber estado estudiando para empezar a explicaros temas unos a otros. También te recomendamos poner alguna norma, como cero distracciones o trabajar con pomodoros.

Piensa que explicando a los demás es como más te vas a aprender los apuntes, porque cuando tenemos que explicar las cosas es cuando mejor las acabamos entendiendo. Psicológicamente, no es lo mismo explicártelo a ti mismo que a los demás, para entendernos, y además podrás ver si el otro entiende perfectamente lo que dices o si hay algún fallo en tu explicación.

Usa técnicas de estudio

Por lo que más quieras, sobre todo, sobre todo, sobre todo… usa técnicas de estudio.

Durante tu estudio vas a tener que invertir un montón de horas en aprender temarios enteros, así que, ¿por qué no aprender técnicas de estudio que aceleren tu progreso y te permitan disfrutar de más tiempo libre? Sí, como lo oyes: las técnicas de estudio hacen que tardes menos en aprenderte lo que sea, y lo mejor de todo es que son divertidas. Se te pasará el tiempo volando.

Las técnicas de estudio funcionan aprovechando varios trucos memorísticos para hacerte la vida más fácil. A veces, se basan en relacionar imágenes con algunos conceptos para recordarlos mucho mejor. Otras veces, consisten en juntar varias siglas para formar diferentes palabras y así acordarte del orden de un listado.

Te ponemos muchos más ejemplos en el siguiente vídeo:

¡Venga, ahora que ya sabes cómo estudiar varias asignaturas a la vez, ponte las pilas y sácate la mejor nota de tu vida! Verás lo orgulloso que te sientes, y lo mejor es que habrás aprendido una habilidad que te será superútil en tu vida. Recuerda que nosotros te podemos enseñar a usar técnicas de estudio y mucho más en Memoria Ninja.

¿Quieres empezar a competir por tu plaza?

Únete a Ninja y empieza a sacar ventaja al resto de opositores. Tu academia all in one.

¿Quieres empezar a competir por tu plaza?

Únete a Ninja y empieza a sacar ventaja al resto de opositores. Tu academia all in one.