Obligaciones de los funcionarios públicos y códigos de conducta

Obligaciones de los funcionarios públicos y códigos de conducta

5

5

minutos de lectura

minutos de lectura

Obligaciones de los funcionarios públicos y códigos de conducta

5

minutos de lectura

MASTERCLASS GRATUITA

Las 4 claves para aprobar tu oposición en menos tiempo

Ver video

MASTERCLASS GRATUITA

Las 4 claves para aprobar tu oposición en menos tiempo

Ver video

¿Sabes ya cuáles son las obligaciones de los funcionarios públicos? Ser funcionario significa que estás representando al Estado, y esa es la razón por la que existen varias leyes que regulan cómo debe ser el comportamiento del empleado público.

En este artículo te contaremos todo lo que debes saber, y lo desgranaremos un poco para que puedas entender todos los deberes que hay detrás de este tipo de cargo.

¿Cuáles son los deberes del funcionario público?

Basándonos en lo que dice el TREBEP y la Ley 53/1984, el funcionario público tiene principalmente estos deberes:

  1. Adherirse a los principios éticos y de conducta, actuando con objetividad, integridad, neutralidad, y responsabilidad.

  2. Dedicarse exclusivamente a las tareas y funciones asignadas, cumpliendo con diligencia las instrucciones de superiores.

  3. Mantener actualizados sus conocimientos y competencias profesionales necesarias para el desempeño eficiente de su cargo.

  4. Respetar los derechos de los ciudadanos, tratándolos con equidad, además de respetar su privacidad y confidencialidad.

  5. Evitar conflictos de interés, cumpliendo con las normas sobre incompatibilidades para preservar la integridad de la función pública.

  6. Hacer un uso eficiente y ético de los recursos públicos, evitando el despilfarro y asegurando su correcta aplicación.

  7. Cumplir y hacer cumplir las leyes, reglamentos y normas que regulan su actividad y el funcionamiento de la administración pública.

  8. Proteger la información confidencial, garantizando la seguridad y privacidad de los datos gestionados.

  9. Fomentar la participación ciudadana y colaborar con otros funcionarios y entidades para el cumplimiento de los fines del servicio público.

Código de conducta de los funcionarios públicos

Hemos comentado que una de las obligaciones del cargo público conlleva tener que seguir una serie de principios éticos y de conducta, pero, ¿cuáles son exactamente?

👉 Por cierto, si aún no entiendes qué es el TREBEP, tienes un artículo donde lo explicamos con detalle.

Son los principios que salen en el TREBEP, también conocido como Real Decreto Legislativo 5/2015. Los tienes todos recopilados en el código de conducta de los empleados públicos del Portal de Transparencia, pero aquí tienes lo más destacable:

Respeto por el interés común

Los funcionarios públicos deben ser ejemplares en el respeto a la Constitución y a las leyes que configuran nuestro ordenamiento jurídico.

Su labor debe estar siempre dirigida a satisfacer los intereses generales de la sociedad, actuando con objetividad, imparcialidad y buscando el bien común, dejando a un lado intereses personales o de cualquier otro tipo que puedan interferir en esta noble tarea.

Buena fe

La lealtad a la Administración y la buena fe son pilares en el comportamiento de los empleados públicos. Este compromiso se extiende a las relaciones con superiores, compañeros y la ciudadanía, promoviendo un ambiente de trabajo basado en la confianza mutua y el respeto.

No a la discriminación

Un principio fundamental es el respeto a los derechos fundamentales y libertades públicas, evitando cualquier forma de discriminación.

Los funcionarios deben garantizar la igualdad de trato y oportunidades para todos.

Integridad ante todo

Deben alejarse de cualquier situación que pueda suponer un conflicto entre sus intereses personales y los deberes de su cargo. Esto incluye no aceptar favores, ventajas injustificadas o participar en actividades que puedan comprometer su posición o la de la Administración.

Eficientes

El compromiso con la eficacia y eficiencia debe guiar la actuación de los funcionarios, siempre con el objetivo de trabajar en el interés general y el logro de los objetivos de la organización.

La transparencia en la gestión de los asuntos públicos son vitales si queremos que los cargos públicos se ganen la confianza de los ciudadanos.

Respeto a los demás

La relación con la ciudadanía debe de ser siempre de respeto. Los funcionarios públicos tienen que desempeñar sus tareas con diligencia, obedecer las instrucciones legítimas de sus superiores y gestionar los recursos públicos con responsabilidad.

Mejora continua

Un buen funcionario es aquel que tiene la intención de seguir mejorando, de irse reciclando cada pocos años para seguir aumentando sus habilidades y adaptándose a nuevas tecnologías.

También suele estar muy bien visto el funcionario que contribuye con propuestas que mejoren la eficacia y eficiencia de los servicios prestados. La participación activa en la mejora continua es un reflejo de la dedicación al servicio público.

¿Qué pasa si un funcionario público no cumple con sus deberes?

Dependerá de qué haya hecho, pero podría enfrentarse a un régimen disciplinario y posibles sanciones.

Esto puede variar desde un simple aviso hasta perder su trabajo o incluso enfrentarse a problemas legales si hizo algo ilegal:

  • Por errores pequeños: Pueden darle un aviso verbal o por escrito.

  • Por errores más serios: Puede que lo suspendan y no le paguen por un tiempo.

  • Por situaciones especiales: Podrían trasladarlo a otro lugar de trabajo.

  • Por errores graves: Puede que le prohíban temporalmente trabajar en cualquier empleo público.

  • Por los errores más graves: Podrían echarlo de su trabajo de manera definitiva.

Si hizo algo ilegal, podría tener que pagar multas, quedar prohibido de tener trabajos públicos por un tiempo o incluso ir a la cárcel.

El Código Penal español tipifica diversos delitos específicos cometidos por funcionarios públicos en el ejercicio de sus funciones, entre ellos:

  1. Prevaricación: Emitir una resolución arbitraria en un asunto administrativo.

  2. Malversación de caudales públicos: Apropiarse de fondos públicos.

  3. Cohecho: Aceptar sobornos.

  4. Tráfico de influencias: Aprovecharse de su posición para obtener un beneficio no merecido.

  5. Fraudes y exacciones ilegales: Realizar cobros indebidos o fraudulentos.

  6. Negociaciones prohibidas: Participar en negociaciones privadas que supongan un conflicto de interés con su cargo público.

Cada caso tendría que mirarse con lupa, pero está claro que la Administración no permite infracciones de este estilo.

¿Qué te parecen las obligaciones de los funcionarios públicos?, ¿crees que serás capaz de cumplirlas cuando consigas tu plaza? Recuerda que en Ninja preparamos muchas oposiciones que podrían ser justo el puesto de tus sueños, ¡pregúntanos si tienes dudas!

¿Quieres empezar a competir por tu plaza?

Únete a Ninja y empieza a sacar ventaja al resto de opositores. Tu academia all in one.

¿Quieres empezar a competir por tu plaza?

Únete a Ninja y empieza a sacar ventaja al resto de opositores. Tu academia all in one.