Dejar la oposición: Qué valorar antes de hacerlo

Dejar la oposición: Qué valorar antes de hacerlo

6

6

minutos de lectura

minutos de lectura

Dejar la oposición: Qué valorar antes de hacerlo

6

minutos de lectura

¿Te estás planteando dejar la oposición? Todos en Ninja hemos pasado por una situación como la tuya en algún momento, de verdad. Por supuesto, tienes todo el derecho de hacer lo que quieras, pero te pedimos que antes leas este artículo, que esperamos que te ayude a ver las cosas con más objetividad.

Te daremos consejos que no encontrarás en ninguna otra parte, inspirados en nuestra experiencia ayudando cada día a miles de personas como tú.

¿Es solo un desánimo temporal?

Como te decíamos, todos los opositores pasamos tarde o temprano por un momento de bajón, una desgana que nos invade y que nos quita las ganas de volver a hincar los codos. A esto lo hemos bautizado como el síndrome del opositor, o la sensación de que no puedes más con la preparación de tu oposición.

Es muy, muy posible que ahora mismo el mundo se te venga abajo porque crees que nunca superarás la oposición. Quizás has tenido una mala semana, un mal mes, o estás ahora mismo estudiando un temario muy complicado.

Ajusta tu estrategia

Por supuesto, las personas somos seres humanos con sentimientos y nuestras necesidades pueden cambiar con el tiempo. Es posible que ahora mismo estés trabajando demasiado o pocas horas. Hay que revisar tu manera de organizarte e intentar detectar qué te puede estar fallando.

Si estuvieras con nosotros en un Plan Élite revisaríamos con lupa tu caso y buscaríamos la mejor estrategia para sacar el máximo partido de tu tiempo mientras equilibramos tu vida de opositor.

¿Eres un eterno opositor?

Este es un tema tabú, pero a veces hay que saber cuándo tirar la toalla. Según David Fuentes, lo que se conoce como eterno opositor es alguien que cada año va perdiendo fuerza y nivel, y que ha probado de todo (incluso nuestras técnicas de estudio) y a pesar de todo, sigue consiguiendo cada vez notas más bajas.

Cuando eres un eterno opositor, sientes que todo ese tiempo que estás invirtiendo no sirve para nada, y que cada vez te sale menos a cuenta. Ves como, a pesar de que sigues constante y disciplinado e intentas reinventarte, vas sacando cada vez notas más bajas en tu opo y el brillante futuro que antes te imaginabas, cada vez lo ves más negro.

Aunque es delicado dar consejos así porque, como dice David, nunca se sabe por qué baches puedes estar pasando o si el panorama podría ser más beneficioso para ti dentro de unos años, si la situación te parece muy desesperada, lo mejor sería dejarlo. Al menos, por ahora.

Sin embargo, ese no es nuestro último consejo. Sigue leyendo.

Date un descanso

Segurísimo que te has ganado un pequeño descanso, ¿por qué no? Antes que dejarlo para siempre, plantéate darte unas minivacaciones de unos días o una semana.

Desconecta, vete lejos, haz otras actividades que te recarguen. Cuando estés muy, muy lejos, piensa en qué futuro quieres para ti. Recuerda por qué estás opositando, reflexiona sobre por qué te subiste al carro opositor, que tanto esfuerzo requiere para llegar hasta tu meta.

¿Aún te motiva conseguir ese puesto como funcionario de carrera? Si la respuesta es que sí, ¡adelante y con todo!

Ante lo peor, ¿qué alternativas tienes?

Pongámonos en lo peor e imaginemos que realmente fueras a dejar tu oposición, ¿qué es lo que podrías hacer a partir de ahora con tu vida?, ¿te imaginas una vida fuera de tu carrera como funcionario?

Si la respuesta es que no te imaginas un futuro que no esté relacionado con tu oposición, ya sabes, métele mucha caña a partir de ahora o date ese descanso temporal para recargar pilas y recuperarte.

En caso de que tengas alternativas, siempre está bien tenerlas como plan B, en mente, para que te sirvan por así decirlo de paracaídas si en algún momento llega la situación en la que tengas que decidir dejarlo.

Como dice David en su vídeo sobre el eterno opositor, es difícil que un opositor como tú tenga dificultades en el mundo laboral. Ser opositor es un camino difícil y lleno de obstáculos, en el que hay que darlo todo y no todo el mundo sobrevive. Incluso, podrías pensar en emprender.

¿Cómo la opo ha afectado a tu vida personal?

Algo de lo que mucha gente se olvida es que el estilo de vida que normalmente requiere prepararse una oposición afecta sí o sí a tu vida personal. Esto incluye también tu vida social, e incluso puede que también afecte a tu salud.

Casi seguro que durante este tiempo has notado un cambio físico y emocional. Si has tenido suerte de prepararte con amigos o con una buena comunidad, seguro que has estrechado lazos, pero has dejado de lado algunas cosas que te gustaba hacer.

¿Sigue valiendo la pena opositar a pesar de todo?

Si la respuesta es sí, si a pesar de todo sigues pensando que vale la pena, no puedes dejar la oposición. Tienes que meterle caña, ahora más que nunca (o, como mínimo, hacerlo con un buen planning de estudios y un método claro). En cualquier caso, esperamos que te haya sido útil este artículo, y tomes la decisión que más te convenga a largo plazo. 

¿Quieres empezar a competir por tu plaza?

Únete a Ninja y empieza a sacar ventaja al resto de opositores. Tu academia all in one.

¿Quieres empezar a competir por tu plaza?

Únete a Ninja y empieza a sacar ventaja al resto de opositores. Tu academia all in one.