Cómo resolver problemas con acciones creativas

Cómo resolver problemas con acciones creativas

6

6

minutos de lectura

minutos de lectura

Cómo resolver problemas con acciones creativas

6

minutos de lectura

En Ninja siempre nos gusta decir que se necesita mucha creatividad para resolver ciertos problemas, porque a veces, para destacar hay que saber salir del cuadrado.

Ojo, ser creativo para solucionar algo no significa que tengas que ponerte a pintar un cuadro la próxima vez que te quedes sin pan. No se trata de creatividad específica, sino de creatividad general: la capacidad de pensar de manera creativa para resolver problemas.

En el fondo, una persona creativa no es necesariamente alguien más inteligente que el resto, ni siquiera necesita ser un artista, sino que es alguien que hace conexiones poco frecuentes entre diferentes áreas del cerebro. Es mucho más difícil de lograr de lo que parece, pero se puede hacer.

De repente, cosas que no parecían tener relación, como dibujar y estudiar, conectan y ayudan a resolver un problema. Así, con un pensamiento más divergente, es cómo se originan las ideas más originales y cómo, a menudo, se pueden conseguir mejores resultados.

En este artículo te explicaremos cómo conseguirlo, para enseñarte la manera de conseguirlo y darte ideas, pero, recuerda: la creatividad real está en que seas capaz de tener tus propias ideas.

Abre tu mente

Antes de nada, tienes que ser consciente y mentalizarte en que es posible pensar de manera diferente ante un problema, incluso si ese problema es algo típico o clásico. Simplemente, costará un poco más salirse del esquema mental habitual, pero es muy posible.

Piensa en un niño, alguien que desconoce por completo el problema, ¿cómo respondería ese niño ante el mismo problema, sin conocer la solución? Lo más seguro es que no sabría hacerlo, pero se inventaría mil maneras de abordarlo.

Intenta ser ese niño, abre tu mente y permite que entren toda clase de ideas, como si la solución más "evidente" (que ahora puede no ser la adecuada) no existiera.

Esta mentalidad, solo por el hecho de estar ahí, te permitirá estar atento y observar tus alrededores con otros ojos, buscando nuevas opciones. Así es cómo se originan las ideas más originales, aunque estas necesitarán tiempo…

Busca inspiración

Cada mente funciona de una forma distinta, y es lógico que el mismo sistema no funcionará igual de bien para todos. Sin embargo, no puedes pretender resolver un problema sin usar ningún tipo de recurso, o de resolverlo sin hacer ningún tipo de consulta.

Prueba a preguntar a amigos y conocidos, nútrete de sus experiencias e ideas. Busca información por internet, encuentra cosas que se les hayan ocurrido a otras personas que han estado en tu misma situación.

Es muy posible que, entre toda esa información que hasta ahora desconocías, esté la respuesta perfecta a tu pregunta. Sin embargo, si quieres resolver el problema de una manera creativa de verdad, que no se le haya ocurrido a nadie, necesitarás dejar cocer a fuego lento toda esa información para acabar dando con la clave.

Pon la mente en modo difuso

¿Quieres resolver un problema de alguna manera que a nadie se le haya ocurrido nunca? La mente tiene muchas maneras de abordar un problema, pero está claro que si nos ponemos analíticos como todo el mundo será mucho más difícil conseguir una solución creativa, un pensamiento lateral de verdad. Si quieres resolver un problema de una manera diferente, tienes que buscar la solución de otra forma, casi contraintuitiva, y justo en eso consiste este consejo.

Mira, ¿has estado alguna vez descansando o haciendo cualquier actividad que no estuviera relacionada con un problema que tenías y, de repente, te ha surgido una gran idea que ni siquiera imaginabas? Esto es algo que te puede pasar a ti si, primero, tienes claro cuál es tu problema, te formulas preguntas, y acto seguido te vas a hacer cualquier cosa para desconectar.

Sabemos que parecerá mentira, pero tu mente va a estar trabajando en el problema de manera subconsciente durante todo el rato. Así es cómo harás trabajar tu cerebro sin darte cuenta, y es muy probable que des con alguna solución inesperada, sobre todo si haces algo que te permita observar tus alrededores y ser consciente de nuevas opciones, como viajar o hablar con amigos.

De repente, tendrás la gran idea, y podrás avanzar en tu problema.

Reformula tu problema

Si nada de esto te sirve, tienes que intentar cambiar tu enfoque, tratar tu problema desde otro ángulo.

Para hacerlo, te pondremos un ejemplo que nosotros conocemos muy bien. Imagínate que quieres aprenderte el temario de geografía, que no te gusta nada y te cuesta horrores ponerte con ello. Entonces, ¿cómo podríamos definir tu problema?

Una definición que seguramente te viene a la cabeza podría ser: Quiero aprenderme el temario de geografía.

Sin embargo, esa pregunta ya llevas tiempo planteándotela, y por ahora solo te ha llevado al callejón sin salida que es "estudia más" y "esfuérzate". Están muy bien, pero te falta motivación.

Podríamos preguntarnos otras cosas que tengan relación con tu problema, desde otro ángulo quizás más general, como: "Cómo estudiar sin ganas" o "Cómo aprenderse de memoria los ríos de España". Seguro que encontrarías soluciones que te servirían, pero, ¿realmente solucionarían el problema de raíz?, ¿qué pasará cuando no sean ríos lo que tienes que estudiar, o cuando se te termine la motivación inicial?

Pensemos: tu problema real no es que geografía sea difícil, sino que te aburre estudiar. ¿Qué podríamos hacer para que estudiar fuera más divertido?, ¿cómo puedo hacer más fáciles mis sesiones de estudio? ESAS serían buenas preguntas.

Nosotros nos planteamos lo mismo cuando estuvimos preparando oposiciones, en las que hay temarios muy largos, y nuestra solución fue aplicar técnicas de estudio. Una manera muy creativa y divertida de estudiar, que además lo hace sencillo, que consiste en usar imágenes y asociaciones libres que facilitan mucho el recordatorio de datos muy complejos.

Aplicado a geografía, esto podría traducirse en crearte una imagen mental asociando conceptos con el Duero y las provincias por las que pasa, por ejemplo, convirtiendo cada elemento en un personaje o en un objeto que recuerdes y asocies con el nombre.

Lo mejor de haber reformulado tu problema, es que ahora no solo has encontrado una solución para estudiar geografía, sino para estudiar casi cualquier temario. En conclusión: resolver problemas con acciones creativas no solo te aporta una solución inmediata, sino que también te aporta recursos para futuros problemas.

Esperamos que este artículo te haya sido útil para encontrar una solución a este problema que parece resistirse. Recuerda que en Memoria Ninja te enseñamos a resolver tu estudio con un sistema diferente, ayudándote a memorizar más y mejor con menos esfuerzo, ¡eso sí que es pensamiento lateral!

¿Quieres empezar a competir por tu plaza?

Únete a Ninja y empieza a sacar ventaja al resto de opositores. Tu academia all in one.

¿Quieres empezar a competir por tu plaza?

Únete a Ninja y empieza a sacar ventaja al resto de opositores. Tu academia all in one.