Las 4 técnicas para memorizar textos largos que amarás

Técnicas para memorizar textos largos

Uno de los retos más apabullantes ante los que un estudiante u opositor se puede encontrar es la tarea de tener que memorizar un largo y complejo texto que no hay por donde pillar. Hoy te traemos las mejores técnicas para memorizar textos, con el fin de que eso ya no sea un problema para ti. 

Antes de memorizar debes saber…

Antes de memorizar debes tener en cuenta si realmente tienes que memorizarte el texto al 100%. Una cosa es aprender un texto largo de memoria, que requiere una cantidad de tiempo y energía más que respetable, y otra muy diferente es comprenderlo bien utilizando tan solo técnicas de estudio eficaces como los mapas mentales o la técnica de la cadena, que ya explicamos en Bombero Ninja.

Para que obtengas resultados, lo importante no es solo decidir memorizar si realmente debes hacerlo, sino también organizarte bien. Por ejemplo, el estado de tu entorno de trabajo influye mucho más de lo que crees. 

Y precisamente para organizarte mejor y saber en qué invertir todos tus esfuerzos es vital que conozcas el cuadrante ninja de memorización, que David Fuentes te explica a fondo en uno de sus vídeos.



La suma de todo esto formará el cóctel DEFINITIVO para ayudarte a retener lo máximo posible en tu memorización.

¡Si tienes tu mente preparada y conoces la forma de organizarte de forma inteligente, estás listo para empezar a memorizar!

¿Cómo se entrena la memoria?

Para entrenar tu memoria, lo más importante es que entiendas cómo funciona. Con un buen conocimiento podrás sacar ventaja y es de donde partimos nosotros para darte siempre todos nuestros consejos. 

Grábate a fuego todo lo que te contamos en nuestro artículo sobre cómo memorizar rápido. Allí también encontrarás un gran número de trucos que no solo se aplican a textos largos, así como varios hábitos para mejorar tu memoria, todo basado en los últimos estudios científicos sobre el tema. Te explicamos cómo evitar el multitasking, aprender a descansar para asentar todos los conocimientos o comer para coger fuerzas y rendir mejor. 

También es muy recomendable que le eches un ojo a nuestro artículo sobre la curva del olvido. Es un fenómeno que ocurre siempre y contra el que luchamos todos los opositores para conseguir retener, sobre todo, los textos más largos.

Si quieres ampliar y aplicar todo esto a tu estudio, siempre estará chulo que revises nuestra formación sobre técnicas de estudio.

Cómo estudiar textos largos

¡Ahora sí, vamos a hablar de las mejores técnicas para memorizar textos largos!

Las 4 técnicas para memorizar textos largos que amarás

Vamos a explicarte cuáles son las mejores técnicas para memorizar textos largos. Nos saltaremos el aborrecido método de la repetición, que además de ser una PESADILLA, es poco eficiente.

Divide el contenido

No hay nada más acojonante que un texto largo, lo sabemos por experiencia. Cuando ves ante ti un tema larguísimo e intragable te planteas si realmente vas a poder aprenderte todo eso, si eres capaz. 

¡La respuesta, obviamente es que SÍ!

Solo es cuestión de saber cómo. Hay una técnica que va muy bien para memorizar textos largos, convirtiéndolos en algo un poco más digerible. Y es que ¿quién te impide echar un vistazo rápido al material y dividirlo en pequeñas partes? 

Según el catedrático en neurociencia Bill Klemm, leer el texto por encima antes de memorizar, ayuda a tu cerebro a entender mejor la estructura y los temas generales que se van a tratar. 

¿Quieres hacerte las cosas más fáciles? En cualquier texto encontrarás ciertos patrones, esto solo lo podrás encontrar dándole un primer vistazo rápido e identificando de qué trata cada parte. 

De esta manera, cuando te pongas a memorizar siempre sabrás dónde estás y en qué contexto está englobada tu información, algo que mejorará enormemente tu organización mental y sin duda será una ventaja. 

Si te sirve para ayudarte a agrupar la información, realiza un resumen a medida que lees todo el texto para entender, con tus propias palabras, qué se está diciendo y no olvidarte de nada. Para ayudarte a resumir bien hazte preguntas sobre el contenido. 

Este método, aunque se trata más de maquetación que de memorización, aligerará la dificultad de aplicar cualquier técnica. Luego podrías aprovechar estos grupos de conceptos para aplicar cualquier otra técnica, como por ejemplo la de crear una imagen mental, una historia o un palacio mental. 

Crea una historia

Esta es una técnica que explicamos en uno de nuestros directos de memoria ninja y reventó muchas cabezas. No hay nada que pueda hacer más amena una sesión de estudio que ponerte creativo. 

Consiste en asociar los conceptos clave de la lectura que hayamos asociado a diferentes conceptos, gracias a la técnica de los acrónimos o las cadenas y lo utilizamos todo en conjunto para generar una historia que luego nos servirá para recordar toda la estructura, relacionando acontecimientos y diferentes objetos con el texto a memorizar. 

¿Quieres verlo? ¡Esto, y mucho más, te lo explicamos a fondo en Memoria Ninja!

La técnica del autocompletado

Esta es otra técnica, muy similar a la de los acrónimos, que gusta a muchos estudiantes de oposiciones. Si quieres aprenderte de PE a PA todo un texto puedes simplemente memorizar solo las primeras letras de cada palabra para ayudarte a crear un atajo y así mejorar tu capacidad para recordar todo el texto. 

Luego, con estas letras, puedes intentar crear palabras que sigan cierta lógica. De esta forma, puedes llegar a recordar un texto largo simplemente sabiéndote una o dos frases de memoria. 

Eso sí, este es un método que depende mucho de tu capacidad para recordar. Por eso es importante que, mientras repasas, refuerces sobre todo aquellas letras que te cueste más asociar con tu texto. 

Imagínate que quieres recordar el párrafo anterior de forma literal. En ese caso, tendrías que recordar las letras “e s e e u m q d m d t c p r. P e e i q, m r, r s t a l q t c m a c t t.” Luego, podríamos aprovechar para aplicar otras técnicas. Estas letras podríamos agruparlas de distintas maneras, según tus asociaciones mentales. 

Puede ser algo muy personal, ya que tienen que ser asociaciones que te ayuden a recordarlo luego. Siguiendo el ejemplo anterior, se podrían agrupar así: “Esee um, qdm (quedemos) dt (detrás) cpr (del CPR)…” con estas cosas, como te decimos en la técnica anterior, te puedes montar una historia ¿ves ahora cómo esta sencilla técnica facilita la memorización?

Palacio de la memoria

Esta es una de las técnicas de memorización que más nos molan y más ponen a prueba la aplicación de todas las técnicas explicadas anteriormente. 

Consiste en recordar una serie de conceptos (y, por tanto, también textos) basándote en un recorrido mental que puedes realizar en algún lugar que conoces como la palma de tu mano. Este lugar puede ser tu casa, la casa de un pariente, tu barrio, o una combinación de todos estos lugares, conectados unos con otros. 

Para aplicar con eficacia esta técnica es importante que uses las técnicas de estudio que ya te hemos comentado. 

Estos serían los pasos a realizar para crear tu primer palacio mental. Partamos de que quieres aprenderte un texto largo, de unas 50–100 líneas o frases y vamos a usar tu casa como palacio mental: 

  • Lee el texto al menos dos veces para hacerte una idea de todos los conceptos generales que se tratan.
  • Divide las líneas en grupos lógicos, aunque intentando que sean más o menos equivalentes en tamaño. Digamos que los divides en grupos de 8–12 líneas o frases.
  • Cada grupo lo vas a aprender en una sesión de estudio. No pretendas ir a por todo el texto en la primera sesión, porque será imposible. 
  • Crea una imagen mental para cada 1-2 frases o líneas, de forma lógica, que luego te sirva para recordar el texto con facilidad. Será tu pista. Si ves que puedes resumir más cantidad de información con una sola imagen mental, te ahorrarás mucho más trabajo luego. 
  • Coloca estas imágenes en orden dentro de tu palacio mental. Esto quiere decir que las primeras frases o líneas serán las que verás primero, y mientras vayas recorriendo tu casa (en un recorrido fijo) irás topándote con las diferentes imágenes mentales.
    • Puedes empezar con dos imágenes mentales que te encuentras en el jardín de tu entrada, y que se encadenan entre sí.
    • Luego, pasarás a la entrada de casa, la cocina, etc. En cada lugar de la casa habrá algo que te llamará la atención.
    • Recuerda organizarte bien en tu memorización. Si puedes, ubica el orden de tus ideas de una forma concreta en cada habitación para hacerlo más fácil de recordar. Por ejemplo, en el sentido de las agujas del reloj.
  • ¡Hora de memorizar!

Cada texto y palacio de memoria será diferente. Todo dependerá de la extensión que haya, las imágenes mentales que se puedan crear y lo grande que sea tu palacio de memoria.

¿Sabes qué es lo mejor de todas las técnicas para memorizar textos que te hemos compartido? ¡Que con la práctica cada vez lo vas a hacer mejor! Ánimo, pruébalas y nos cuentas qué tal te ha ido, y si quieres más cuenta con nuestro curso de técnicas de estudio. Verás cómo ahora se te da mucho mejor aprender de memoria esos textos tan chungos.

Deja un comentario

Ir arriba